Celia Cruz

Origen : Cuba
Instrumento :
Estilos : Salsa
Otras informaciones : Biografía

Celia Cruz : discografía

Celia Cruz - 16 exitos de oro  album cover Album : 16 exitos de oro
Label : Fuentes
Año : 1995
Celia Cruz - Que le den candela album cover Album : Que le den candela
Año : 1994
Celia Cruz - Azucar negra album cover Album : Azucar negra
Año : 1993
Celia Cruz - Boleros album cover Album : Boleros
Label : Polydor
Año : 1993
Celia Cruz - !Azucar! album cover Album : !Azucar!
Año : 1992
Celia Cruz - El merengue album cover Album : El merengue
Año : 1992
Celia Cruz - La Reina del ritmo album cover Album : La Reina del ritmo
Label : Fuentes
Año : 1992
Celia Cruz - Madre rumba con la Sonora Matancera album cover Album : Madre rumba con la Sonora Matancera
Año : 1992
Celia Cruz - Mambo del amor con la Sonora Matancera album cover Album : Mambo del amor con la Sonora Matancera
Año : 1992
Celia Cruz - Celia Cruz con la Sonora Matancera album cover Album : Celia Cruz con la Sonora Matancera
Label : Palladium
Año : 1991
Celia Cruz - Su favorita album cover Album : Su favorita
Año : 1991
Celia Cruz - La Reina del ritmo cubano  album cover Album : La Reina del ritmo cubano
Año : 1990
Celia Cruz - La Reine Des Rythmes Tropicaux album cover Album : La Reine Des Rythmes Tropicaux
Label : Musidisc
Año : 1985

Noticias sobre Celia Cruz

Los herederos de Celia Cruz rindieron un silencioso tributo a la reina de la salsa, el zar de la música Emilio Estefan recordó los sacrificios de sus compatriotas cubanos y el salsero Willy Chirino mandó "pal' infierno" este sábado al fallecido Fidel Castro.

Así los artistas cubanos exiliados en Estados Unidos comenzaban a reaccionar tras el fallecimiento del líder cubano la noche del viernes.

Los herederos de Celia Cruz, la "guarachera del mundo" que murió en 2003 sin ver cumplido su sueño de "una Cuba libre", publicaron en el Facebook de la artista imágenes de la Virgen de la Caridad del Cobre, patrona de la isla.

"Fue, es y será de Cuba la Voz", añadieron sobre una foto de Celia Cruz en su juventud. "Si Celia pudiera estar aquí", "Mi negra linda, ya llegó la hora", "Celia, tu Cuba será libre", escribían los fans, emotivos.

El músico cubano-estadounidense Emilio Estefan recordó con sobriedad "a todos los prisioneros políticos, muchos de ellos que murieron y a sus familiares; a los miembros de la Brigada 2506, que tuvieron el gran coraje y la valentía de luchar desde un principio; a cada familia que fue separada; a los que murieron en el estrecho de la Florida".

La Brigada 2506 fue la que protagonizó en 1960, con ayuda de la CIA, la frustrada invasión de la bahía de Cochinos sobre playa Girón, cuyas arenas fueron luego tema de canciones de protesta que identificaron a la izquierda latinoamericana.

A todos los prisioneros políticos, muchos de ellos que murieron y a sus familiares; a los miembros de la Brigada... https://t.co/iA4pZK7Qke

— Emilio Estefan (@EmilioEstefanJr) 26 de noviembre de 2016

Para Cuba, hoy amaneció una mañana con un nuevo sol lleno de esperanza", añadió Estefan, esposo de otra "reina de la salsa", Gloria Estefan.

En tanto el salsero Willy Chirino, quien así como los Estefan es un ícono del exilio en Miami, publicó su emblemática canción anticastrista "Nuestro día ya viene llegando", sobre su experiencia como exiliado.

"Apenas siendo un niño allá en la Antilla mi padre me vistió de marinero tuve que navegar 90 millas y comenzar mi vida de extranjero", comienza el tema.

"Llevo más de 20 años cantando esta canción", escribe Chirino en su Facebook. Pensando en los millones de cubanos que han sufrido en carne propia la separación familiar, la ausencia y la nostalgia por la patria por culpa de este desgraciado, ahora le digo pal'infierno, añadió.

"Nuestro Día Ya Viene Llegando" - Willy Chirino https://t.co/xrp6I6GQIz

— Willy Chirino (@willychirino) 26 de noviembre de 2016
Source : prensa.com | 2016-11-26 20:46:06.0
Washington. La huella de Carlos Vives será más profunda. El cantautor colombiano donará una guitarra al Museo Nacional de Historia Estadunidense, el cual integra el complejo museístico Smithsoniano, se informó ayer. Stacey Kluck, director de la división cultural del museo, dijo que la guitarra formará parte de la colección de mil 500 artículos relacionados con la música latina, que ya incluye timbales de Tito Puente, trajes de Celia Cruz y tambores de Mongo Santamaría. “Buscamos objetos con historias para compartir con nuestros visitantes. Con esta guitarra vemos la historia de Vives”, indicó. La guitarra fue elaborada a mano por el artesano colombiano Leonardo Fabio Torres, quien ha hecho guitarras para otros artistas, como Juanes y Juan Luis Guerra. La donación tendrá lugar hoy en la residencia del embajador colombiano en Washington.
Source : La Jornada | 2016-11-22 08:06:27.0
El episodio resultó ser el reflejo anticipado de un triunfo. Una delegación de congresistas del estado de Virginia, invitada a un recorrido previo a la apertura, se acercó a contemplar el pasaje más polémico. Una estatua de Thomas Jefferson (1743-1826), quien además de tercer presidente de los Estados Unidos y original del mismo estado es recordado como el «padre fundador» esclavista, se erguía frente a un muro semicircular. Escritos sobre la pared, los visitantes podían leer los 612 nombres de las personas de raza negra que fueron de su propiedad. Como reconocerían después algunos de ellos, el impacto entre los congresistas fue notable. Mitad apuro y mitad satisfacción, el primer director del centro, Lonnie G. Bunch, recuerda haberlo justificado así: «¿Cómo representarían ustedes la relación de Jefferson con la esclavitud? Yo creo que la mayoría de la gente va a estar de acuerdo con que se cuente así». Visión crítica Con la naturalidad y el sentido crítico que Estados Unidos arroja sobre la conciencia de uno de sus admirados mitos, abre sus puertas el sábado el Museo Nacional de Historia y Cultura Afroamericanas. Miles de personas serán testigos en la explanada del Mall washingtoniano de un acto cargado de justicia. Con la oportunidad histórica de que su valedor sea el primer presidente negro de la historia del país, Barack Obama, a cuatro meses de abandonar la Casa Blanca. Cuando se estrene el número diecinueve de los afamados museos Smithsonian, santo y seña de la exhibición artística de Washington DC, la emancipación de la raza negra habrá avanzado otro paso en su larga y lenta, pero imparable marcha. Porque el Museo Afroamericano, además de contar la historia de una lucha racial, es en sí mismo un hito en esa historia. Construido sobre el terreno que fue plantación de esclavos antes de 1800, el nuevo impulso a la memoria colectiva irrumpe como un clamor en la conciencia de una nación amenazada por revisionismos y ajustes de cuentas. «Un lugar que trasciende las barreras de raza y cultura que nos dividen, y se convierte en lupa de una historia que nos une a todos», se autodefine el Museo Afroamericano. Grilletes de un esclavo- Reuters Transcurrido un siglo desde su concepción y treinta años después de su aprobación, se hace realidad un proyecto disputado, litigado y puesto en riesgo por los prejuicios lentamente demolidos de la predominante raza blanca. Cuando Lonnie G. Bunch fue nombrado director sin museo hace once años, no era consciente del muro que aún quedaba por trepar. De los 540 millones de dólares que se requerían, el Gobierno federal no iba a aportar más de la mitad. Restaban 270 millones de donantes privados para alcanzar la meta. Destacadas figuras afroamericanas aportaron tres cuartas partes. Entre ellos, la estrella televisiva Oprah Winfrey, Samuel L. Jackson, Lebron James y Michael Jordan. La satisfacción para Bunch fue que una cuarta parte vino del resto: «Sin el dinero de otras razas, el museo no habría salido adelante». El edificio es una pirámide invertida recubierta de bronce del arquitecto británico David Adjaye Pese a todo, la limitación de fondos redujo las máximas aspiraciones del diseño ganador, de David Adjaye, un arquitecto británico nacido en Tanzania, quien concibió la imponente pirámide invertida que destaca en la explanada monumental. El bronce con el que se iba a armar toda la estructura, como metal paradigmático de un edificio de contenido afroamericano, se limitó a cubrir el aluminio con el que finalmente se acabó construyendo. Todo un baño de realidad. Alegría y tristeza El nuevo museo celebra, pero también recuerda. Muestra alegría y tristeza. Es victoria y es derrota. Pero el trazo de una evolución favorable acaba otorgando preponderancia a la primera. De tal forma que la pequeña reserva de agua que se sobrepasa al entrar rememora los kilómetros de río que tuvieron que atravesar miles de esclavos en su camino hacia la libertad. En la distribución de las plantas, la amplia historia de la raza afroamericana queda albergada en un amplísimo subterráneo. Un entramado de galerías conectadas con rampas conduce desde allí a la planta baja del edificio, en un recorrido de cinco siglos: el comercio de esclavos en el Atlántico, la etapa colonial, el Sur prebélico, la Guerra Civil y las décadas posteriores de sometimiento. Un relato de violencia que desafía a la dignidad humana. El Cadillac de Chuck Berry- Reuters A medida que se asciende por el edificio, un recorrido por las dos primeras plantas combina un principio de angustia y posterior canto a la esperanza, al que dan voz e imagen las múltiples grabaciones, fotografías, vídeos y dispositivos digitales. Estamos en el siglo XX, que arranca con una primera mitad de centuria de racismo inmisericorde en las incipientes escuelas de integración y en los primeros transportes compartidos. Hasta la progresiva, a veces sangrienta, culminación de históricas batallas raciales. La marcha hacia Washington en 1941 marca el primer impulso reivindicativo. Continuado con los dramáticos años 50 y 60, incluida la emblemática Ley de Derechos Civiles, firmada por el presidente Eisenhower para poner fin a la segregación racial. Y la labor de imposición de una igualdad que en el Sur se rechazaba con violencia. Personajes negros que contribuyeron a la mejora y construcción del país complementan el recorrido. La sangre sacrificada de soldados en las dos guerras mundiales se escenifica con un enorme avión de combate, azul y amarillo, del Instituto Tuskegee. Celebración A partir del tercer piso, llegan la celebración y el homenaje, que brilla con gestas deportivas como la de Carl Lewis, de quien se muestra una de las medallas de oro olímpicas, y del veloz Jesse Owens, la primera persona que derrotó al poderoso Adolf Hitler. Hasta alcanzar la cuarta última planta, en la que la música igual recuerda a Michael Jackson y a Prince que a la soprano Leontyne Price. La presencia de un vestido de lentejuelas de la cubana Celia Cruz, la reina de la salsa, ya ha levantado las primeras suspicacias entre los vecinos países caribeños. Dwan Reece, conservadora de la exposición artística, lo justifica: «La historia de la comunidad negra es mucho más amplia que EE.UU.» Activistas negros detenidos durante las lucha por los derechos civilies- Reuters La orgullosa exhibición del siglo de las luces de la música negra vendrá reforzada por Ella Fitzgerald, Lena Horne y Bessie Smith, protagonistas de la exposición «Héroes de Harlem», con la que se inaugurará el museo. Se trata de un conjunto de fotografías en blanco y negro de 39 gigantes afroamericanos tomadas por Carl Van Vechten, insigne retratista del mundo negro. Las carencias del museo La colección que sustenta el Museo, «Muestra de Antigüedades», ha recopilado 40.000 objetos en toda la nación, de los que inicialmente se expondrán 3.500. Entre ellos, el violín que Jesse Freeland recibió del hombre al que pertenecía. Una emotiva historia, relatada por su hijo Darkus Burke, que ya es parte del patrimonio histórico afroamericano. Una serie de grilletes y látigos usados contra los esclavos, que servirá de remisión a un pasado de vergüenza nacional, compite con momentos de reivindicación, como el que rememora un vestido de la activista Rosa Parks, y de orgullo deportivo, representado por un protector del recientemente fallecido Mohamed Alí. No está el discurso «I have a dream» por las exigencias económicas de los hijos de Martin Luther King El Museo destaca por su contenido, pero también por sonoras carencias. Como la del discurso «I have a dream» de Martin Luther King, uno de los episodios cruciales de la historia de la emancipación racial. Tampoco se encontrarán, la biblia y la medalla del premio Nobel de la Paz (1964). El motivo, la alta compensación económica que reclamaban los tres hijos del mito de color. Bernice, Martin y Dexter han convertido su legado en una forma de explotación económica que para el Gobierno federal se asemeja a un chantaje. Por citar un ejemplo, la fundación sin ánimo de lucro que construyó el monumento a King en el Mall, inaugurado en 2011, tuvo que pagar la friolera de 800.000 dólares en derechos de imagen. Claves La larga marcha Congresistas y prohombres de color protagonizaron un siglo de batalla para lograr que la cultura y la historia afroamericanas tuvieran un protagonismo propio y destacado. Futuro optimista El museo arranca con cinco siglos de historia en el subterráneo. El sufrimiento y la emancipación en las dos primeras plantas, y el homenaje optimista en las dos últimas. Diversidad de la nación El Museo Afroamericano relata la experiencia afroamericana, pero también pretende trascenderla en busca de una historia común de diversas razas. Diseño Una pirámide invertida de David Adjaye, arquitecto británico nacido en Tanzania, da al edificio reminiscencias afroamericanas, entre ellas el bronce que cubre la estructura.
Source : abc.es | 2016-09-19 01:28:49.0
Para Deborah David, “Celia Cruz fue una mujer que amó hasta el último momento lo que hizo; amó el escenario. Tuvo mucho carisma y quienes la conocimos de cerca sabemos del ser humano, además de la artista”. Se alegra de estar en un musical con la música de la intérprete, con sus canciones.
Source : La Jornada | 2016-07-25 09:31:39.0
La música cubana se originó en un principio por la fusión de los ritmos africanos con los españoles. A estos siguieron influencias francesas, inglesas, norteamericanas... todo ello se tradujo en una riqueza de géneros sin parangón en el resto del planeta para un territorio geográficamente tan pequeño, en comparación con otros grandes imperios musicales como Brasil o Estados Unidos. A continuación, un rápido recorrido por los géneros básicos. Punto cubano o punto guajiro Sus orígenes son andaluces y canarios, durante el siglo XVII y en zonas rurales. Algunos de sus representantes son Martín Silveira, Miguel Puertas Salgado, Juan Pagués, Horacio Martínez, Pedro Valencia y María La Matancera. Dio origen a la guajira a principios del siglo XX. Son Sus orígenes se encuentran en el siglo XVI. Mezcla de música bantú y española. Su estructura actual es de fines del XIX. Intérpretes: Ignacio Piñeiro, Dúo Los Compadres, Benny Moré, Faustino Oramas... Variantes: Son montuno, el chachachá, mambo, guaracha, bachata oriental... Contradanza Origen: finales del siglo XVIII, de inmigrantes procedentes de Haití. Lugar principal: La Habana. De ella nacen la Habanera, el Danzón, la Conga y el Chachachá. Compositores: Manuel Saumell e Ignacio Cervantes. Rumba o Guagancó Raíz africana. La Habana y Matanzas. Siglo XVIII. Padre del guaguancó (La Habana), columbia, (Matanzas), yambú (Matanzas). Intérrpretes y compositores; Alberto Sayas, Celeste Mendoza, Dedeo, Carlos Embale, Los Papines y Los Muñequitos de Matanzas. Guaracha La Habana. Finales del siglo XVIII. Orígenes españoles (baile zapateado en el teatro bufo). Osvaldo Farrés, Benito Antonio Fernández Ortiz («Ñico Saquito»). Conga Siglo XIX. Santiago de Cuba. Origen en los ritmos africanos. Se baila en los carnavales. Habanera Género vocal instrumental. Primera mitad del siglo XIX. La Habana. Procede de ls contradanza o la danza criolla. Compositores: Sebastián Iradier, Emmanuel Chabrier, George Bizet, Isaac Albéniz... Changüí De la zona más oriental del archipiélago cubano. Segunda mitad del siglo XIX. Padre del son. Intérpretes y compositores: Chito Latamblé, Antonio Cisneros, Grupo Estrellas Campesinas, Roberto, Evelia Noblet, Arsenio Rodríguez, Los Van Van... Danzón Orígenes; Ciudad de Matanzas. Hijo de la Habanera, padre del mambo y abuelo del chachachá. Finales del siglo XIX. Compositores: Miguel Faílde, La Orquesta Belisario López, Arcaño y sus Maravillas, Acerina y su danzonera y Toña la Negra. Guaguancó Finales del siglo XIX, a raíz de la abolición de la esclavitud. La Habana. Música africana con influencia española. Celeste Mendoza, Arsenio Rodríguez, Los Papines, Los Muñequitos de Matanzas. Conjunto Clave y Guagancó. Mambo Orígenes en La Habana Finales de los años 30 del siglo XX. Procede del danzón, el son montuno y la contradanza francesa y española. Israel Cachao, Orestes López, Arsenio Rodríguez, Dámaso Pérez Prado, Roderico Neyra «Rodney», José Curbelo, Benny Moré. Jazz latino Finales de los años 40. La Habana y Nueva York. Fusión de jazz con ritmos, sobre todo cubanos (son, rumba) y brasileños. Bebo Valdés, Dizzy Gillespie, Chano Pozo, Mario Bauzá, Irakere, Paquito D'Rivera... Chachachá Nace del Danzón. Años cincuenta siglo XX. Procede del danzón y el son montuno. La Habana. Enrique Jorrín, Enrique Pastor, Rosendo Ruiz Quevedo. Nueva Trova Cubana Santiago de Cuba y La Habana. Influencias de la trova tradicional, el feeling, la música pop, folk, brasileña... Años sesenta del siglo XX. Silvio Rodríguez, Pablo Milanés, Carlos Varela, Amaury Pérez, Noel Nicola, Liuba María Hevia. Salsa Hijo del son, la cumbia, el mambo, el merengue, el vallenato... Nace a finales de los años sesenta del siglo XX, en Nueva York. La Lupe, Celia Cruz, Tito Puente, Eddi Palmieri, Johnny Pacheco, Ray Baretto. Timba cubana Procede del Son y la Salsa y un subgénero llamado Mozambique. Surgió a finales de los años ochenta, y entre sus representantes se encuentran Juan Formell y los Van Van y Elio Revé. Fuente: EcuRed


Source : abc.es | 2016-04-09 22:35:24.0
No era un concierto más, sino todo un símbolo. La imagen de los Rolling Stones el pasado 25 de marzo ante una multitud en La Habana tiene un poder casi semejante a la del presidente de los Estados Unidos, Barack Obama, pisando suelo cubano. Porque hubo una época en que la música cantada en el idioma del «imperio» estaba allí prohibida. «Es un sueño hecho realidad», comenta Alain Pérez, bajista y compositor nacido en Trinidad y residente en España. «Sobre todo para aquellos cuya vida en su momento fue limitada y controlada. Ser rockero, tener el pelo largo, llevar una camiseta de un grupo, la extravagancia... todo eso era peligroso. La generación que vivió aquello ha visto algo que era impensable». La música en Cuba es mucho más que un entretenimiento. Es algo que circula por las venas de todos sus habitantes, que marca el ritmo diario de sus ciudades y sus campos. Un arte que llegó a través de la influencia africana y española y que ha tomado mil acentos diferentes, un hecho sin parangón en el planeta al ocurrir en un espacio geográfico tan pequeño comparado con otros universos musicales como Brasil o Estados Unidos. «El cubano todo lo hace con música. La señora está lavando y baila, cocina y baila... Cualquier excusa sirve para hacer una fiesta», comenta Alain Pérez. El ritmo en el corazón De hecho, la apertura ya se había dejado sentir en el trabajo de los músicos antes que en el resto de la sociedad. A diferencia de aquellos que se marcharon en décadas anteriores, desde los años noventa el músico que se iba a trabajar fuera de la isla ya no era un traidor, y no tenía que convertirse en exiliado político, como ocurrió con tantos otros o como seguía ocurriendo con, por ejemplo, los deportistas. Podían salir y entrar de su tierra con más o menos libertad, sobre todo si no expresaban opiniones contrarias al régimen. «La época tan fea de si estabas con nosotros o con el enemigo que vivieron Celia Cruz, Paquito D’Rivera o Bebo Valdés ha cambiado mucho, sobre todo desde que llegó en 1997 como ministro de cultura Abel Prieto», explica Pepe Rivero, pianista de jazz también cubano y vecino de Madrid. «Hasta ese momento había que pagar una cuota al gobierno cubano si querías trabajar fuera». Sí encontraban problemas a la hora de entrar en Estados Unidos: «Como estábamos en la lista de estados terroristas, en la aduana siempre nos pasaban al cuarto de personas sospechosas, y eso que yo iba con pasaporte español. También nos ponían muchas trabas para darnos los visados. La última vez que fui, ya con Obama, no tuve ningún problema». En esta misma idea abunda Barbarito Torres, laudista y miembro de Buena Vista Social Club, formación que actuó el pasado martes, 4 de abril, en el Auditorio del Fórum de Barcelona. «Nosotros siempre hemos viajado a EE.UU. desde que el proyecto nació, y nunca hemos tenido problemas, siempre hemos gustado mucho allí. Pero ahora están viajando a Cuba estilos y grupos que nunca lo habían hecho, y eso es bueno. Hace falta hermanar las culturas de todos los pueblos». Incluso esta banda protagonizó el pasado 15 de octubre otra jornada de importancia trascendental, aunque no tan publicitada como el recital de los Stones. Eliades Ochoa, Omara Portuondo, él mismo y el resto de la formación actuaron en la Casa Blanca, con un repertorio cuajado de viejas melodías, como «Dos Gardenias», «El Cuarto de Tula» o «Quizás, Quizás: «Un momento histórico, cómo no. Por primera vez en cincuenta años ocurría algo así, y lo hicimos nosotros. Fue un miniconcierto de treinta minutos y luego vino el presidente a retratarse con nosotros. Un hombre muy jovial, muy sencillo y con un gran carisma». Chucho Valdés será el siguiente, el 29 de abril, compartiendo cartel con Aretha Franklin, Herbie Hancock, Chick Corea, Wayne Shorter, Buddy Guy, Diana Krall, Esperanza Spalding y otras estrellas convocadas por la Unesco. Recordamos que el guitarrista norteamericano Ry Cooder fue multado en 2003 por la administración Bush con 100.00 euros por formar y dar a conocer al mundo a Buena Vista Social Club: se saltó el bloqueo económico impuesto por su país. Abrir fronteras Otros músicos, sobre todo procedentes del mundo del jazz, conseguían mantener el puente cultural abierto a base de pequeñas estratagemas. «Gente como Dizzy Gillespie o Herbie Hancock llegaban a través de terceros países, como México», cuenta Pepe Rivero. «Yo mismo pude ir a actuar a EE.UU. con mi grupo cuando estudiaba en La Habana a través de los llamados intercambios culturales, que sí estaban permitidos. Eso sí, no podíamos cobrar y teníamos que dar alguna master class para justificar el viaje». «No soy escéptico, intento ser lo más realista posible», opina Iván «Melón» Lewis , pianista de jazz procedente de Pinar del Río que desembarcó en España en 1998. «Voy mucho a Cuba porque tengo familia allí y no sé hasta qué punto hay una apertura de posiciones políticas, hasta qué punto todo esto está llegando a la gente de la calle. Entiendo que se están dando pasos que llevan tiempo que se consoliden. A día de hoy los problemas de mis padres y de mis hermanos siguen siendo los mismos». Sin embargo, esa relación que a partir de ahora será más fluida entre artistas «es muy positiva, porque cualquier creador necesita confrontar, intercambiar ideas. Van a ponerse al día los dos países. Algo que se cortó hace muchos años es hora de recuperarlo». Él mismo, a pesar de que reconoce que en su juventud ya estaba más flexibilizado el acceso a ciertas músicas, se dio cuenta aquí de sus lagunas. «Me hablaban de Pink Floyd y no los conocía. Me decían: «¿Pero de dónde sales tú?».


Source : abc.es | 2016-04-09 22:04:34.0

La tradicional “hora del planeta” tendrá su cúspide hoy, cuando el reloj marque las 8:30 p.m., y se apaguen las luces en los principales monumentos del mundo.
Son 174 países en el globo, entre ellos Panamá, los que han abrazado el objetivo de sumirse en la oscuridad y de volverse inocuos a la tierra al menos en 60 minutos.


Apagar las luces del icónico edificio de la Administración del Canal es una de las acciones que ayudarán a hacer menguar el cambio climático y se hará frente a los asistentes a un show artístico gratuito preparado en el sitio en conmemoración de la cita ambiental y el cierre del programa de verano del Canal.

El apagón mundial es un esfuerzo para refrenar el cambio climático.


La iniciativa, alentada por la WWF (Fondo Mundial para la Naturaleza, por sus siglas en inglés), una de las mayores organizaciones internacionales de conservación de la naturaleza, ha rendido frutos y cada año más países se suman a la intención, que ha tomado mayor relevancia ante el llamado urgente de la CO21 de París de mantener el calentamiento climático por debajo de los dos grados en relación al promedio de la era preindustrial.


En el listado, uno de los monumentos que quedarán esta noche en tinieblas durante la “hora salvadora” es el Empire State Building en Nueva York. En 2015, por ejemplo, hubo cinco minutos de oscuridad en la Torre Eiffel de París, y en 2014, unos 130 mil monumentos, entre ellos 40 estructuras declaradas Patrimonios de la Humanidad en 10 mil ciudades bajaron sus interruptores.


Cantar por el planeta


Mientras que Wichy Camacho y Mauricio Silva son dos de los artistas internacionales que participarán hoy en el espectáculo del Verano Cultural del Canal, en las escalinatas del edificio de la Administración de la Autoridad del Canal de Panamá.


Se trata de uno de esos conciertos gratuitos para cantarle al pueblo y esos son los mejores eventos, compartes con los cantantes del género salsa romántica.


Wichy Camacho comparte que desde que fue invitado para formar parte de la presentación, buscó información sobre las anteriores versiones de la actividad y no lo dudó: “Es de los eventos que me gustan”.


Será una oportunidad, añade el artista, para agradecer a los panameños por la acogida que siempre le han dado en sus años de carrera, al punto que lleva un año prácticamente viviendo en el país. “Soy un panaboricua. Ya estoy tramitando la cédula”, destaca.


Tanta cercanía con Panamá se debe a su “amor” con dos mujeres panameñas, su actual pareja y una niña de siete meses, comparte.


Por los lados de la música, el artista señala que dentro de poco saldrá la primera canción de su nuevo disco, una melodía dedicada a su hija, compuesta por el compositor nacional Ricardo Visuetti.


En tanto, el venezolano Mauricio Silva dice que, fuera de las giras para presentaciones, está plenamente enfocado en el proyecto Legado de la salsa mundial, un álbum en el que participan 50 voces de diferentes países, rindiendo tributo a los grandes del género tropical como Celia Cruz, y bandas como La Fania, Sonora Ponceña, entre otros.


El disco saldrá este año, aunque ya se pueden ver unos adelantos del trabajo en YouTube, apunta Silva, y aclara que no se deben confundir con el material de Legado de la salsa venezolana, difundido tiempo atrás.


Jhonny Rivera y Jerry Rivera acompañarán a Camacho y Silva hoy en el espectáculo en las escalinatas, pautado para empezar a la 1:00 p.m., con un programa familiar. La música sonará desde las 4:00 p.m.

Source : prensa.com | 2016-03-19 06:05:00.0
Atraídos por la moda de la música electrónica que inunda el pop internacional, cientos de miles de jóvenes cubanos, muchos bajo el umbral de la mayoría de edad, disfrutaron el pasado domingo del concierto de la banda Major Lazer en La Habana, que convirtió su emblemático malecón en una «rave» multitudinaria. «Este va a ser nuestro mayor show y lo estamos haciendo en La Habana», prometió al inicio del concierto el líder de la banda y reconocido productor Diplo, y no defraudó a juzgar por el entusiasmo con el que los alrededor de 400.000 asistentes saltaron y corearon sus temas. En el espacio conocido como la Tribuna Antiimperialista, en pleno malecón y frente a la nueva embajada de Estados Unidos de la capital cubana, el trío de electro-house Major Lazer se convirtió hoy en el primer conjunto estadounidense en protagonizar un evento musical masivo tras el restablecimiento de relaciones entre los dos países. «Ojalá haya en adelante más conciertos así. Que vengan bandas de todo el mundo porque a los jóvenes cubanos nos gusta la misma música que a la juventud del resto del mundo», dijo a Efe Yakenia, una joven de 15 años, que acudía a un concierto de estas características por primera vez en su vida, una experiencia que le gustaría repetir. Gabriela, de 17 años, ya había estado en los conciertos de los puertorriqueños Calle 13, en 2010, o su compatriota Olga Tañón, el pasado diciembre; en ese mismo espacio; pero éste fue su preferido porque «los ritmos electrónicos son más modernos, es lo que nos gusta a los jóvenes». «Toda la juventud está aquí. Que vengan más, muchos más. De Estados Unidos y de donde sea», pedía Roberto, de 16 años. Un repertorio probado en las listas de éxitos hizo vibrar a una multitud que conocía bien hits como «Be together» o «Revolution», fundamentalmente a través del «paquete», que distribuye semanalmente en la isla, en soportes digitales a precios módicos y de manera un tanto clandestina, las novedades de cine, música y televisión. Aunque los momentos cumbre de la actuación se produjeron cuando resonaron por todo el malecón éxitos «Lean On» -número uno en medio mundo y el tema más reproducido en la plataforma Spotify en 2015-, o «Where Are Ü Now» el éxito de Diplo, junto con Justin Bieber y Skrillex, que se acaba llevar el Grammy a la mejor colaboración musical del año pasado. Diplo, Jillionaire y Walshy Fire alternaron su paso por la mesa de mezclas, donde fusionaron los ritmos más house de su propia producción musical, con éxitos del pop del momento como «Sorry» de Justin Bieber o «Cant feel my face» de The Weeknd. Fueron osados, en sus mezclas también se atrevieron con el merengue de Elvis Crespo o con la salsa de «La vida es un carnaval» de Celia Cruz; un maridaje arriesgado que puso un poco de sabor caribeño al show. Una imagen del público- REUTERS Constantes guiños para conectar con un público entregado, además de ondear en varias ocasiones la bandera cubana y de intentar alguna frase en español; a mitad de la actuación el trío -y el trío de bailarinas que les acompañan-; saltó al escenario con la camiseta de la selección cubana de béisbol, el deporte nacional. Precisamente el equipo nacional jugará el próximo 22 de marzo un partido amistoso en La Habana con los Rays de Tampa de las Grandes Ligas; otro acto cargado de simbolismo en la Cuba del deshielo y que contará con un invitado de lujo, el presidente Barack Obama, el primer gobernante de EE.UU. que visita la isla en 88 años. El concierto de Major Lazer es la antesala de Musicabana, un gran festival que se celebrará por primera vez en mayo con artistas como el jamaicano Sean Paul o el brasileño Carlinhos Brown y que, según sus organizadores, pretende promover La Habana como una de las capitales musicales del mundo y reforzar su status de enlace de culturas.


Source : abc.es | 2016-03-07 19:13:49.0

20MINUTOS.ES / AGENCIAS

  • Major Lazer se convirtió en el primer conjunto estadounidense en protagonizar un evento musical masivo tras el restablecimiento de relaciones con EE UU.
  • Alrededor de 400.000 asistentes saltaron y corearon sus temas.
  • Mezclaron el electro house con el merengue de Elvis Crespo o con la salsa de 'La vida es un carnaval' de Celia Cruz.

Atraídos por la moda de la música electrónica que inunda el pop internacional, cientos de miles de jóvenes cubanos, muchos bajo el umbral de la mayoría de edad, disfrutaron del concierto de la banda Major Lazer en La Habana, que convirtió su emblemático malecón en una 'rave' multitudinaria.

"Este va a ser nuestro mayor show y lo estamos haciendo en La Habana", prometió al inicio del concierto el líder de la banda y reconocido productor Diplo, y no defraudó a juzgar por el entusiasmo con el que los alrededor de 400.000 asistentes saltaron y corearon sus temas.

En el espacio conocido como la Tribuna Antiimperialista, en pleno malecón y frente a la nueva embajada de Estados Unidos de la capital cubana, el trío de electro-house Major Lazer se convirtió este domingo en el primer conjunto estadounidense en protagonizar un evento musical masivo tras el restablecimiento de relaciones entre los dos países.

"Ojalá haya en adelante más conciertos así. Que vengan bandas de todo el mundo porque a los jóvenes cubanos nos gusta la misma música que a la juventud del resto del mundo", dijo a Efe Yakenia, una joven de 15 años, que acudía a un concierto de estas características por primera vez en su vida, una experiencia que le gustaría repetir.

Gabriela, de 17 años, ya había estado en los conciertos de los puertorriqueños Calle 13, en 2010, o su compatriota Olga Tañón, el pasado diciembre; en ese mismo espacio; pero éste fue su preferido porque "los ritmos electrónicos son más modernos, es lo que nos gusta a los jóvenes".
"Toda la juventud está aquí. Que vengan más, muchos más. De Estados Unidos y de donde sea", pedía Roberto, de 16 años.

Un repertorio probado en las listas de éxitos hizo vibrar a una multitud que conocía bien hits como Be together o Revolution, fundamentalmente a través del "paquete", que distribuye semanalmente en la isla, en soportes digitales a precios módicos y de manera un tanto clandestina, las novedades de cine, música y televisión.

Aunque los momentos cumbre de la actuación se produjeron cuando resonaron por todo el malecón éxitos Lean On -número uno en medio mundo y el tema más reproducido en la plataforma Spotify en 2015-, o Where Are Ü Now el éxito de Diplo, junto con Justin Bieber y Skrillex, que se acaba llevar el Grammy a la mejor colaboración musical del año pasado.

Diplo, Jillionaire y Walshy Fire alternaron su paso por la mesa de mezclas, donde fusionaron los ritmos más house de su propia producción musical, con éxitos del pop del momento como Sorry de

Source : 20minutos.es | 2016-03-07 07:48:25.0
En su extensa carrera musical, Reinaldo Hierrezuelo también fundó el legendario y aún en activo "Cuarteto Patria", se unió a "La Sonora Matancera" y actúo junto a Celia Cruz y Benny Moré
Source : elperiodico.com | 2016-02-24 17:11:59.0
¿Quién puede conocer a Celia Cruz sin que lo bañe el mar? Escucharla hoy y hace 30 o 40 años es entrar de lleno a una vida de nostalgia. Yo conocí a Celia Cruz en casa de las Lara. Esas cuatro hermosas hermanas, morenas tropicales que cosían mejor que nadie, que se pasaban la tarde bordando al aire de las frescas mecedoras de su sala de piso ajedrezado y tenían la mejor huerta jardín del vecindario: plena de chaya, yuca, chayote, naranja agria, rosas y morada flor de rompeplato. Las Lara eran perfectas. Siempre esperando. Apagando el deseo que les llegaba por los ojos han curvado ya sus redondeces. Esperan hoy, ya sin remedio, sólo abrazarse entre ellas.

Source : La Jornada | 2016-02-08 08:38:35.0
Toledo ha celebrado su desfile de Carnaval. Tras la fiesta de los barrios, la ciudad ha vivido este sábado la mención a la Capitalidad Gastronómica 2016 con la creación de un premio especial de 500 euros a la comparsa más gastronómica. Aunque el día estuvo algo gris y ha llegado a chispear en algún momento durante el desfile, la fiesta no ha parado en ningún momento. Y un año más, ha habido mucho color y alegría por la calles de Toledo, con muchos guiños al Año Gastronómico. «Un lugar de África», de Piedrabuena y «Centinelas del Sueño», han ganado el concurso del Gran Desfile del Carnaval de Toledo 2016. Galería de imágenes Vea la galería completa (34 imágenes) COMPARSAS DE MÁS DE 30 PERSONAS: 1º premio de 3.000 euros : Un lugar en África (Piedrabuena). Peña Los Tunantes. -2º premio de 2.500 euros : Centinelas del Sueño. (Sonseca). Mario Miguel Rodríguez. -3º premio de 1.500 euros : Asociación Benéfico Cultural Fray Gótica (Membrilla) -4º premio de 1.000 euros) : Maléfica: No creas en los cuentos de hadas. (Puerto Lápice). Asoc. Cultural Peña Los Morenos. GRUPOS DE ENTRE 15 y 30 PERSONAS -1º premio de 1.500 euros : Jaque Mate (Nambroca). Ana Isabel Torres. -2º premio de 1.100 euros : Taller de Fofuchas. Amigos de Santa Bárbara (Toledo). -3º premio de 700 euros : Alice in the wonderland. Los Carnavaleros. (Toledo). -4º premio de 500 euros : Muñecas de Carnaval (Yunclillos). Asoc. Majoretes Yunclillos. Premio de 500 euros para la comparsa más gastronómica: Toledo Ciudad Gastronómica. AMPA Colegio Ciudad de Nara. Premio de 500 euros para los Centros educativos de la ciudad de Toledo (mínimo de 15 personas): Foxa Asterix y Obeliz en el Toletvm. AMPA CEIP Jaime de Foxa Mención especial a un grupo local de más de 30 personas (800 euros) : Más Ketchup por favor. AA. VV La Verdad. Mención especial a un grupo local de entre 15 y 30 personas (400 euros) : Celia Cruz. Club Gimnasia Ritmica Venus Toledo La batukada de animación a cargo de «Kekumka», la Gran Fiesta Infantil, el Gran Desfile-Concurso, la Gran Verbena Popular en Zocodover, el baile para acabar… todo esto y más está contemplado en la jornada grande del Carnaval toledano, antes de que este domingo el Entierro de la Sardina ponga el triste adiós a tanta fiesta.


Source : abc.es | 2016-02-06 22:22:01.0
El trompetista cubano Alfredo «Chocolate» Armenteros murió el miércoles en Nueva York a los 87 años a consecuencia de un cáncer y ayer mismo fue incinerado su cadáver. El músico, nacido en la provincia cubana de Las Villas, se trasladó a La Habana a los veinte años para unirse al Septeto Habanero, dirigido por Gerardo Martínez. Siguieron utilizando la trompeta de «Chocolate» La Sonora Matancera y la banda de Benny Moré, entre otros conjuntos, y también grabó con Bebo Valdés y Chico O'Farrill. Llegó por primera vez a Nueva York en 1957, y se quedó a vivir permanentemente en esta ciudad a partir de 1960. En esta ciudad, en recintos como el teatro Apollo, llegó a acompañar a figuras como la sudafricana Miriam Makeba, Eddie y Charli Palmieri o Celia Cruz, y a finales de los años sesenta participó en una gira mundial con La Sonora Matancera. «Chocolate» Armenteros ha estado en escenarios y estudios de grabación hasta el año pasado. El músico sufría cáncer de próstata y murió por complicaciones de ese mal en un centro de salud Peeksill, al norte de Nueva York. Según las fuentes, las cenizas han quedado en poder de su hijo Alfredo, con la intención de llevarlas a Cuba. El 4 de abril se le rendirá un homenaje en Nueva York, coincidiendo con la fecha en la que habría cumplido 88 años.


Source : abc.es | 2016-01-08 18:37:24.0
«Felices fiestas», decía el cartel anunciador de la gala navideña que cada año organiza en Luanda la compañía líder de telefonía móvil de Angola y que se celebró el pasado sábado. Pero mucho más grandes eran las letras con el nombre de la estrella de la noche, Nicki Minaj. La visita de Minaj habrá sido el acontecimiento social de la temporada en Angola y una alegría para su cuenta bancaria, pero también supone un puñetazo a la imagen de la rapera. Hace dos semanas, Human Rights Foundation (HRF) advirtió que detrás de Unitel está Isabel dos Santos, hija del dictador angoleño José Eduardo dos Santos. La compañía de telecomunicaciones no es la única empresa con la que Dos Santos ha engordado su fortuna –a golpe de soborno y decreto presidencial–, en un país que controla desde hace más de tres décadas con puño de hierro y violaciones constantes a los derechos humanos. Su hija Isabel es la multimillonaria más joven de África, con intereses, según «Slate», en el petróleo, la construcción, las telecomunicaciones y los llamados «diamantes de sangre». Este mismo mes, Transparencia Internacional la situó como uno de los quince casos más graves del mundo de «corrupción a gran escala». HRF rogó a Minaj que cancelara su actuación, pero la rapera hizo oídos sordos: se subió al escenario y lo celebró en un vídeo en Instagram con el mensaje «Angola se lleva mi corazón». Por ello ha cobrado 2 millones de dólares. Es difícil pensar que Minaj no supiera nada de la mala fama de la familia presidencial angoleña. Otra estrella «pop» estadounidense, Mariah Carey , con quien compartió jurado en el reality televisivo «American Idol», cantó para los Dos Santos en una gala similar en 2013. Carey era reincidente y con agravante, ya que había prometido no actuar nunca más para un dictador después de que se conociera que participó en un espectáculo privado para el dictador libio Muammar Gadafi. Tuvo que despedir a su representante ante la indignación de sus seguidores. La rapera en una imagen de promoción- ABC Carey y Minaj no son excepciones, ni un fenómeno reciente. En 1974, el dictador de Zaire Mobutu Sese Seko organizó un festival espectacular en Kinshasa con una legión de estrellas del momento: James Brown, Celia Cruz, B.B. King y Bill Withers estaban entre los contratados, preparados para actuar antes de la gran estrategia publicitaria de Sese Seko, el legendario combate de boxeo entre Mohammad Ali y George Foreman (que finalmente se postpuso). De viejos dictadores a reyes contemporáneos: a Erykah Badu le llovieron las críticas el año pasado por cantar en la fiesta de cumpleaños del Mswati III, el Rey de Swazilandia, un pequeño país encajonado entre Sudáfrica y Mozambique. Amnistía Internacional considera a Mswati el último monarca absolutista de África y HRF le califica de «cleptócrata». Badu se disculpó y dijo que no era consciente de la situación política del país y que repartió el dinero entre el servicio de la casa en la que se alojó. También en África, pero en la otra punta del continente, residía la dictadura con más gusto por los famosos. Muammar Gadafi y sus hijos eran, hasta su derrocamiento como presidente de Libia, los grandes reclutadores de estrellas. A veces en cumpleaños en Trípoli, otras en fiestas de fin de año en St. Barts, contrataron, entre otros, a Beyoncé, Usher, Nelly Furtado, 50 Cent o Enrique Iglesias. Algunos, como Beyoncé o Furtado, donaron su salario. El otro gran foco de dinero sucio para las celebrities han sido las repúblicas surgidas tras la desintegración soviética. Muchas de ellas han dado lugar a dictadores sustentados por el petróleo o el gas que se dan el gusto de llevarse a estrellas occidentales. Ramzan Kadyrov, por ejemplo, es el «gadafi» de la región. Es el «señor de la guerra» que controla Chechenia tras la muerte de su padre, el ex presidente Akhmad Kadyrov, en 2004. En la celebración de su 35 cumpleaños, contrató a Hillary Swank y Jean Claude Van Damme, y actuaron el cantante Seal y la violinista Vanessa Mae. Jennifer López ofreció un concierto privado para Kurbanguly Berdymukhamedov, presidente de Turkmenistán; Kanye West, ahora marido de Kim Kardashian, cantó en la boda de la hija de Nursultan Nazarbayev, dictador de Kazajistán; Sting se llenó los bolsillos con la familia de Islam Karimov, mandamás de Uzbekistán, con un historial espeluznante de violaciones de derechos humanos. Sting incluso lo justificó en que los «boicots culturales» son «contraproducentes». Lo que sí fue productivo fue su tiempo: se calcula que cobró entre 1,5 y 3 millones de dólares por bailarle el agua a un dictador sanguinario.


Source : abc.es | 2015-12-24 01:23:31.0